twiter

La frondosa ceiba de Don Alejo

Hace dos años tuve el inmenso placer de haber sido parte del equipo organizador de uno de los eventos más importantes que auspicia la Asociación Hermanos Saíz de Mayabeque, La Ceiba de Don Alejo.

Al inicio sentí temor por la responsabilidad que se estaba delegando en mí, pero después la magia que encierra esta festividad me sedujo al punto de conseguir conformar un muy buen programa para la que fue su vigésimo tercera edición.

El concepto, la forma en la fue concebida desde el año 1992, como iniciativa de un grupo de intelectuales de San José de las Lajas, miembros de la UNEAC y de la AHS y la connotación que fue adquiriendo años tras año, son elementos que fortalecen la permanencia de un evento como este.

La Ceiba de Don Alejo constituye un referente para muchos creadores, pues por allí han pasado importantes figuras consagradas y nóveles del arte y la literatura cubanos: Graziella Pogolotti, José María Vitier, Pedro Luis Ferrer, Nelda Castillo, Lina de Feria, Pepe Hevia, Héctor Gutiérrez.

También  Martha Rojas, Adelaida Fernández de Juan, Norge Espinosa, Martha Campos, Ariel Díaz, Rita del Prado, Heidi Igualada, Roberto Zurbano, Tamara Venereo, los integrantes del Estudio Teatral La Chinche, de Teatro Tacón y de Teatro Las Olas, la revista El Caimán Barbudo, entre otros.

Aquí se han dado a conocer muchos artistas, por ejemplo los integrantes de la agrupación musical de Bejucal, Enfusión, que encontraron allí un grupo de interlocutores que luego les ayudaron a perfilar su carrera.

La ceiba continúa siendo uno de los espacios más vivos y dinámicos para la promoción del arte joven en la provincia, a pesar de que en muchas ocasiones ha sido sacudida por contratiempos de todo tipo: transportación, inclemencias climatológicas, presupuesto y desmotivación de algunos organizadores.

El programa aún adopta una estructura muy semejante al de las primeras ediciones, se abre con un canto a Elegguá, seguido por la lectura del fragmento del texto La consagración de la primavera, de Alejo Carpentier y en el cierre, alrededor de la ceiba, se cantan los versos de ´´dame la mano y danzaremos…´´ musicalizados por la ya desaparecida Teresita Fernández, quien también era asidua a este encuentro.   

Este diciembre la Ceiba de Don Alejo arriba ya a su edición número 25 y una vez más artistas y escritores se estrecharán la mano y compartirán escenario, dando a conocer sus más recientes creaciones, pues la ceiba también es un lugar de comunión en el que confluyen varias generaciones, en el que no se admiten poses porque todos son uno… porque todos forman parte de algo.

Por Brenda Castellanos Arencibia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: