twiter

Páginas de mujer güinera

Con su libro Contribución de la mujer güinera a la causa de la independencia de Cuba, Valentín Cuesta Jiménez, emprendió en 1932 un enaltecedor proyecto denominado Biblioteca del Maestro Güinero, dedicando sus primeros volúmenes a vidas ejemplares.

Los educadores cubanos de todas las épocas fueron conscientes de la trascendental importancia que tenía el conocimiento de la historia patria en la formación de las jóvenes generaciones y en la defensa de nuestra identidad. Justamente, esa fue la visión de Valentín Cuesta, quien en la introducción de la obra declara también el interés de rendir homenaje a la mujer resaltando el ejemplo de las que más se destacaron en la guerra del ΄95 en Güines.

Para ello, evoca los principios que proclamó el periódico La Unión, publicado el 23 de junio de 1895: paz, unión, justicia y libertad.

”Güines era una pequeña península rodeada de un océano de fuego”, por el clima revolucionario que reinaba allí en 1896, de donde nace el heroísmo de sus mujeres.

No son muchos, sin embargo, los ejemplos que cita Cuesta en su obra, sin explicar las tareas que realizó cada una y solo enfocando algunas valerosas acciones de lucha (o de apoyo directo a la guerra). En este sentido, el libro merecía mayor número de páginas.

El primer ejemplo que evoca es el de la Señorita Enferma (denominada así por el pueblo) que aparecía por el campo de batalla en compañía  de  una mujer mayor y un caballero. Todo parecía que se trataba de una familia que cuidaba a su hija enferma. En realidad eran tres revolucionarios. Ellas llevaban, bajo sus ropas medicinas, accesorios farmacéuticos, sal y otros artículos necesarios en la manigua y a veces hasta armas. La Señorita Enferma, según refiere el autor, se nombraba María Núñez, y la mayor que la acompañaba, Concepción Pino Becerra.

 Resalta también Higinia Rodríguez, que traslada correspondencia revolucionaria entre Güines y la Capital.

Otras valientes féminas, algunas de ellas casadas, que dejaron las comodidades del hogar para entregarse a la causa de una Cuba independiente, enaltecen la memoria que legó Cuesta Jiménez. Y es que todas –por sencillo y humilde que parezca- alcanzan la estatura de heroínas por el esfuerzo, la consagración y a veces dolor, con que vivieron su tiempo.

De páginas semejantes se ha construido la Nación. Por eso  Contribución de la mujer güinera a la causa de la independencia de Cuba, trasciende en su cubanía, tanto como en su utilidad de educar con la emoción.

Por Omar F. Mauri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: