twiter

Che Guevara: Consumación de la utopía

En 1958, debido al recrudecimiento de la ofensiva del ejército de Batista sobre los rebeldes, Fidel dispone  que el Che deje la Cuarta Columna y se haga cargo de una Escuela Militar ubicada en Minas de Frío, en la cual se adiestraba a los novatos. Se cuenta que el Che recibió la orden con cierto escepticismo, pero acatándola construyó incluso una pista aérea cerca de La Plata. A propósito del suceso Camilo le dirigió una ocurrente misiva en abril del propio año: Che. Hermano del alma: Recibí tu nota, veo que Fidel te ha puesto al frente de la Escuela Militar, mucho me alegra pues de ese modo podremos contar en el futuro con soldados de primera, cuando me dijeron que venías a “hacernos el regalo de tu presencia”, no me agradó mucho, tú has desempeñado papel principalísimo en esta contienda; si te necesitamos en esta etapa insurreccional más te necesita Cuba cuando la guerra termine por lo tanto bien hace el Gigante en cuidarte. Mucho me gustaría estar siempre a tu lado, fuiste por mucho tiempo mi jefe y siempre lo seguirás siendo. Gracias a ti tengo la oportunidad de ser ahora más útil, haré lo indecible por no hacerte quedar mal. Tu eterno chicharrón. Camilo.

***

Después de visitar Cuba y entrevistarse con el Che en 1960 el notable filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre dijo de él: es el ser humano más completo de nuestra época.

Años antes, durante su estancia en México, el Che conoce al gran poeta español León Felipe, y le hace saber que “El ciervo”, obra de su autoría, es uno de sus libros de cabecera, gesto que el español le retribuye al parecer, tiempo más tarde, con un poema titulado El gran relincho con la siguiente dedicatoria: Al Che Guevara, mi gran amigo. Y en señal de amistad probada, cuando apenas le quedaban fuerzas para la vida tuvo la voluntad de escribir un libro -que no pudo consumar- titulado Fuego en todas partes, inspirado en el argentino.

José Lezama Lima por su parte, en Ernesto Guevara, comandante nuestro apunta: Ceñido por la última prueba, piedra pelada de los comienzos para oír las inauguraciones del verbo, la muerte lo fue a buscar… Hombre de todos los comienzos, de la última, del quedarse con una sola muerte, de particularizarse con la muerte, piedra sobre piedra, piedra creciendo el fuego.

***

Según constata Pablo Neruda el Che llevaba en su mochila uno de los ejemplares de su Canto General cuando cayó en las selvas bolivianas. El Nobel chileno que había conocido al jefe guerrillero después del triunfo revolucionario de 1959 incluyó la elegía Tristeza en la muerte de un héroe en su libro Fin de mundo. Y en el poema Cuba siempre no vacila en llamarlo mi insigne camarada.

Y Julio Cortázar, mundialmente conocido por su “Rayuela”, su novela cumbre, le consagró los textos Yo tuve un hermano y Mensaje al hermano. En el segmento inicial del último de ellos dice: Ahora serán las palabras, las más inútiles o las más elocuentes, las que brotan de la lágrima o de la cólera; ahora leeremos bellas imágenes sobre el fénix que renace de las cenizas, en poemas y discursos se irá fijando para siempre la imagen del Che.

***

El 17 de Octubre de 1997, en Santa Clara, durante la ceremonia de inhumación de los restos mortales del aguerrido comandante, Fidel Castro expresó: No venimos a despedir al Che y a sus heroicos compañeros: venimos a recibirlos. […] Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra. ¿Cómo podría caber bajo una lápida? ¿Cómo podría caber en esta plaza? […] Ahora no está en La Higuera, pero está en todas partes, donde quiera que haya una causa justa que defender.

***

El 22 de noviembre de 2003, en el libro de firmas del Memorial Ernesto Guevara de Santa Clara, el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal estampó: Y cuando al Che muerto le lavaron la cara fue como un Cristo resucitado.

Y en el mismo sitio, el 29 de abril de 2004, el astro del juego ciencia Anatoli Karpov, había reflejado:!La memoria de los héroes siempre se queda en los corazones de las personas por cuyo futuro ellos pelearon!

Para nosotros el Che fue además un gran ajedrecista.

***

Es por casi todos conocido que cuando al Che lo hieren en una pierna se traslada desde la Quebrada del Yuro hasta La Higuera en estas condiciones y con un ataque de asma muy fuerte. La ruta era bastante difícil y tuvo que moverse poco a poco, haciendo paradas,  hasta llegar a la famosa piedra donde se recuesta. A esta piedra le han ido arrancando pedazos para convertirlos en amuletos, y la gente ha llegado a comparar este trayecto con estaciones de Cristo después que le colocan la cruz. Lo llaman San Ernesto de La Higuera, le piden, le imploran y tienen la confianza de que los va a acompañar siempre; llegándose a decir incluso, que desde que lo mataron el cielo se nubla cada ocho de octubre. Al respecto, su hija Aleida le manifestó a la investigadora Alicia Elizundia para su libro “Bajo la piel del Che” (Editorial Pablo de la Torriente 2012): San Ernesto de La Higuera le llaman a mi papá. […], yo soy una mujer totalmente atea. Creo en el hombre única y exclusivamente. Esto también me da la posibilidad de respetar las creencias de todo el mundo. […],no quiero que mi padre se convierta en un santo […], no me parece justo.

[…]

Para mí, considerarlo divino es quitarle algo que el amor le provocó, que es el odio a aquellos que buscan hacerle daño al ser humano, y esa cualidad no la puede tener ningún santo.

Por Juan Carlos García Guridi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (43)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: