twiter

Fermín Carlos y su obra

Fermín Díaz Hernández, “Fermín Carlos” (La Salud, Quivicán, 1954). Poeta e investigador. Miembro de la Uneac. Tiene publicados los libros: Para que el amor no tarde (1990), Queda terminantemente prohibido (1990), Un bosque y un camino (1994), La última página de Hércules Poirot (1994), Patricio Lastra: El Rey de los Pensamientos (2007), Como andar entre panteras (2010) y Alma en vilo (2016). Sus poemas aparecen recogidos en varias antologías y publicaciones periódicas de Cuba y el exterior.

Lechuza

Como una sombra

blanca cruzas la noche.

Que sola vayas.

Gorriones

Sobre la tumba

los hambrientos gorriones

buscan gusanos.

Alacrán

Muerdes tu cola

descontento de ti

como los hombres.

Zunzún

Y tú, zunzún,

¿por qué no das al vuelo

breve reposo?

Garzas

Despavoridas

a la voz del relámpago

las garzas huyen.

Alondra

Fugaz alondra

que cruzas por mis sueños,

detén el vuelo.

Pedrada

Burda pedrada:

inmóvil el gorrión

sobre la yerba.

Tiñosa

Sobre las nubes

astuta la tiñosa

evita el rayo.

Alas

Frágiles alas

pegadas al cristal

ya trunco el vuelo.

Silencio

Cantas y cantas

pero nadie te escucha,

¡pobre garganta!

Cuco

Cada mañana

solemne canta el cuco:

nadie lo alaba.

Alma

No busques fuera

la riqueza que escondes

dentro del pecho.

Destino

Morir en paz

una tarde de enero

sin darnos cuenta.

Misterio

Nunca podrás

evitar el misterio

de tanta gracia.

Costumbre

Todos los días

aconteces, muchacha,

ante el espejo.

 Rescoldo…

La Tarde cae

como una cenicienta:

luz que agoniza.

 Presencia

Voz de mi padre,

¿en qué ignoto rincón

de la memoria?

Distancia

Quiebra el silencio

una voz tan lejana

que nadie escucha.

Anciano

Desde el azogue

te interroga la imagen

de un hombre viejo.

Delirio

Escurridizas

tus tetas en mi boca,.

Precoz orgasmo.

Sexo

Piernas abiertas:

eternidad del sexo

en que me abismo.

¿Amores?

Viejos amores

que de súbito mueren

nunca lo fueron.

Acaso

Tu doble no es.

Acaso si tú mismo.

Nunca se sabe.

Sombra

Tras tu figura

se prolonga la sombra

de lo que fuiste.

Burla

Ríe el payaso.

Tras su máscara, oculta,

cuánta tristeza.

Mirada

Desde el azogue

quien tan serio te mira

es tu reflejo.

Cielo

Cuántas estrellas

y no alcanzan tus ojos

para contarlas.

Indiferencia

Tantos poemas

para quien nunca supo

de tus amores.

Piedras

Vuelves el rostro

y ante las ruinas quedas

petrificado.

Vida

Oh, corazón,

tantos años latiendo

sin descansar.

Imposible

Tantos insomnios

y no encuentras el verso

donde morirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: