twiter

La Ciudad Condal y sus condes

Con un nombre que proviene de la voz indígena ajaruco, que indica corriente de agua dulce, Jaruco es un municipio que se localiza en la parte Oeste de Mayabeque, tiene 275.2 kilómetros cuadrados de superficie.

En las márgenes del rio hay evidencia de asentamientos aborígenes y donde inicialmente surgió la población.

El 6 de octubre de 1752 se otorgó, por el cabildo habanero, permiso a las hermanas Catalina y Bárbara Palacios Picapica para fomentar una población en el corral de Jaruco, pero al no poder cumplir con los compromisos contraídos, lo adquiere Don Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, que inicia los trámites legales para fundar un poblado y a la vez recibir el título de conde.

El 10 de julio de 1770 después de haber cumplido los principales requisitos, cuando el rey de España Carlos III le otorga el título de Conde y el de Ciudad Condal a Jaruco.

Al ocurrir la muerte del Conde en 1772 su viuda Doña Teresa Beltrán de Santa Cruz y Calvo de la Puerta dio posteriormente por concluida la fundación de la ciudad luego de la construcción de la iglesia de San Juan Bautista en 1778 y la instalación del Ayuntamiento Municipal en 1783.    

El Doctor don Gabriel de Santa Cruz y Aranda, Sánchez de Valdespino y Estrada, alcalde ordinario de La Habana, abogado de los Reales Consejos, Fiscal de la Real Asienda de la Isla de Cuba, bautizado en la Catedral de La Habana el 21 de junio de 1719 y fallecido el 20 de octubre de 1772, fue nombrado por Carlos III de España Conde de San Juan de Jaruco con la jurisdicción civil y criminal de la primera instancia, anexa a la Vara de Justicia Mayor de la población de que era titular y su territorio, por real decreto de 25 de agosto de 1767 y Real Despacho de 10 de junio de 1770.

Don Gabriel cazó en la Catedral de La Habana el 30 de julio de 1739 con doña Teresa Beltrán de Santa Cruz y Calvo de la Puerta, nacida el 17 de febrero de 1721 y muerta el 9 de diciembre de 1804, la cual sucedió a su esposo como condesa propietaria.

Don Joaquín de Santa Cruz y Cárdenas, Teniente Rey de la Isla de Cuba, Mariscal de Campo, caballero de la orden de Calatraba, bautizado en la Catedral de La Habana el 21 de septiembre de 1769, fallecido el 6 de abril de 1807, sobrino segundo del primer Conde, fue el tercer titular. Carlos IV de España, por real decreto del primero de marzo de 1795 y Real Despacho de 23 de julio de 1796 le concedió el título de Conde de Santa Cruz de Mopox. El 29 de diciembre de 1807 el mismo monarca le concedió la Grandeza de España a su hijo, primogénito del cuarto Conde.

Don Joaquín caso en la Catedral de La Habana con Doña María Teresa Montalvo y O’farill, hija del Conde de Casa Montalvo, y fue padre, entre otros hijos del cuarto conde y de la famosísima Condesa de Merlín, nacida en La Habana, María de las Mercedes de Santa Cruz y Montalvo, el 5 de febrero de 1789; casó con el noble francés Conde de Merlín, falleciendo en París el 31 de marzo de 1852, donde está enterrada en el cementerio del Pere-La Chaise.

El cuarto conde fue don Francisco Javier de Santa Cruz y Montalvo, bautizado en la Capilla del Palacio Real de Aranjuez el 6 de marzo de 1795; fallecido casi centenario, el 17 de agosto de 1879, en Sagua de Tánamo. Caso en primeras nupcias en San Agustín de la Florida el 22 abril de 1820 con doña María Luisa Montalvo y Núñez del Castillo, hija del segundo conde de Casa Montalvo y en segundas nupcias en el ingenio La Reserva con doña María del Carmen Figueras y Mora.

Doña Teresa de Santa Cruz y Figueras, hija del anterior fue la quinta Condesa, nació en Matanzas el 9 de octubre de 1831 y falleció el 3 de febrero de 1895. Casó en Matanzas el 16 de junio de 1851 con su primo Joaquín de Santa Cruz y Franchi-Alfaro, nacido el 18 de abril de 1827 y muerto el 25 de diciembre de 1874. Su hijo mayor Joaquín, que usó como ella los títulos de Conde de San Juan de Jaruco y Santa Cruz de Mopox, murió soltero, dos años antes que su madre, el 7 de febrero de 1893; había nacido el 4 de mayo de 1852.

Su hermano menor, don Eugenio renuncio al título a favor de su hijo don Francisco Javier de Santa Cruz y Mallen, nacido en el vedado el 7 de agosto de 1889 y fallecido en 1954. Casó en la parroquia del Santo Cristo de La Habana, el 2 de diciembre de 1915 con doña María del Carmen Goicochea y Durañona siendo padre de cuatro hijos; Francisco Javier nacido el 11 de marzo de 1917; Joaquín, nacido el 30 de marzo de 1918; Pedro, nacido el 26 de enero de 1923 y María de las Mercedes Merlín, nacida el 2 de febrero de 1926.

El último Conde fue Correspondiente de la Academia de Historia de Cuba, de la Real Academia de España, y de otras corporaciones culturales extranjeras, delegado en Cuba de la Orden Soberana de Malta y miembro de las Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana, es autor de la documentadísima obra Historia de las Familias Cubanas.          

Texto y foto Daniel Martinez Quintanal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (40)
  • Soy feliz como operador (15)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (14)
  • LO ÚLTIMO DE: