twiter

Hacer “sopa” en Mayabeque

Llevé a mis nietos a la celebración por el Día de los Niños. El aseguramiento no podía ser mejor: un cake de 2 metros, 8 piñatas y otras golosinas, una excelente danza infantil, una carrocita y la conga de Tamborcitos de Bejucal. Sin embargo, el elenco artístico traído de La Habana fue el signo negativo: dos estatuas vivientes pidiendo dinero con un sombrero en manos de un niño y el Cabo Pantera con su guitarra. El público se miraba incrédulo y los infantes inquietaban. Aquello tenía trazas de ser “sopa”.

“Sopa”, “sifarra”, “llenar un hueco” o “wariskey” significa en el argot artístico ganarse la plata sin mayores esfuerzos.

El caso anterior es solo un ejemplo de las variadas acciones artísticas que se emprenden en Mayabeque y que en ocasiones no responden a un criterio cultural acertado, al mejor uso del talento artístico local e “importado” o a los gustos, tradiciones y expectativas del público al cual se dirige. 

La programación es la cara visible de la cultura y su declaración de principios. La vida misma de una institución transcurre en su programación, en esos diálogos artísticos de los creadores con los públicos y su permanente evaluación. Ella traza y corporiza las políticas sociales de nuestra cultura (participación, identidad, humanismo, educación, eticidad, patriotismo, revolución…)  

Bien lo saben los decisores de las programaciones culturales, muchas veces urgidos por carencias materiales y financieras, y otras por conveniencia o ceguera.

Lo cierto es que en Mayabeque más de uno es invitado a hacer “sopa”. Pero para buena suerte en aquella actividad que cuento se encontraban entre el público con sus hijos de la mano, algunos integrantes del grupo de teatro Estro de Montecallado, Pepe el payaso (perteneciente al grupo Los Cuenteros) y un par de jóvenes escritores de literatura infantil, amén de otros artistas profesionales del lugar.

La batalla no son los dineros (ganados honradamente por los artistas con su labor), sino la dignidad, el sentido común y la calidadque merecen público y artistas de cada localidad ; en definitiva, el objetivo por el que trabaja la cultura.

Por Omar Felipe Mauri Sierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: