twiter

El olvido de los iniciadores

Agosto recuerda a uno de los iniciadores de la vida intelectual cubana, hoy tan vigente como olvidado: el imprescindible José Arango y Núñez  del Castillo.

Nacido en Bejucal, el 10 de agosto de 1765, era descendiente de los Marqueses de San Felipe y Santiago de Bejucal y como tal recibió una esmerada formación en Europa.

Pocos acontecimientos de la cultura y el pensamiento cubano de finales del siglo XVIII e inicios del XIX no contaron con su empeño. Fue fundador de la Sociedad Económica de Amigos del País y su primer bibliotecario, además de emplearse con ahínco en la creación del primer periódico de la isla El papel periódico de La Habana(1791). Fue Tesorero General de La Habana y obtuvo los honores de Intendente del Ejército y Real Hacienda en 1834, al tiempo que era nombrado socio correspondiente de la Sociedad de Fomento de Barcelona.

Su pasión por el conocimiento lo llevó a escribir de agricultura, economía, política, enseñanza publica, historia y estadística en Cuba. En ese sentido fue un brote criollo del espíritu enciclopedista francés, y más exactamente, de la ilustración española en la Isla.

La Guía de Forasteros y Exhortación de un español americano a sus compatriotas europeos (de 1808) son sus trabajos más conocidos.

Murió en La Habana el 19 de febrero de 1851, dejando huellas que el tiempo ni el olvido se atreven a borrar.  

Por Omar F Mauri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: