twiter

Curiosidades de nuestro idioma

El idioma que hablamos los cubanos, claro, con algunas modificaciones, proviene del llamado español o castellano, una lengua romance. Muchos son los datos curiosos que pudiéramos aprender sobre el mismo. Aquí les proponemos algunas palabras que comúnmente empleamos y que poseen un origen sorprendente.

Restaurante: Proviene de restaurant, que significa restaurativo. En 1765, un mesonero llamado Boulanger abrió una casa de comidas en cuya fachada colgó un eslogan en francés que en español venía a decir: “Venir a mí todos los de estómago cansado y yo los restauraré”. Tal fue su éxito que todos los establecimientos de comidas pasaron a llamarse restaurants.

Ok: El origen de esta palabra resulta bien controvertido. Una de las versiones de su etimología la sitúan en 1839 en el periódico Boston Morning Post. Como broma en un artículo se escribía mal las iniciales y entre paréntesis explicaba su significado. Uno de estos fue el uso del OK, y entre paréntesis decía (all correct). Otra versión hace referencia a cero muertos (0 killed), una expresión usada por los soldados norteamericanos cuando no había bajas.

Caca: Proviene del griego, kakos, que significa cosa mala.

Sincero: El origen de este vocablo también resulta discutible. Uno de los más curiosos es que en la antigüedad, cuando un escultor cometía algún error al golpear sobre su obra, tapaba el fallo con cera, lo cual denotaba falta de talento del artista y la escultura perdería pureza. Por tanto, aquella estatua que no tenía remiendos, es decir, sin cera, era una estatua pura y fidedigna.

Testificar: Una de las más curiosas hipótesis (aunque debatida) de esta palabra corresponde a que los romanos juraban decir la verdad apretándose los testículos con la mano derecha, comprometiendo esta parte de su cuerpo si mentían.

Guajiro: Muchos son los posibles orígenes del término. Uno de los más curiosos es que durante la Guerra hispano-estadounidense, de finales del siglo XIX,  a los campesinos de Cuba y Puerto Rico que peleaban contra el imperio español y eran aliados con las tropas americanas, los norteamericanos los llamaban “war-hero”, voz que con los años se fue deformando hasta llegar a guajiro, goajiro y guajiro.

Bombón: De la voz francesa bonbon “bueno, bueno”.

Ramera: Término que surgió a finales de la Edad Media, cuando las prostitutas, para disimular su negocio, colgaban en las puertas un ramo, similar al que se colgaba en las tabernas, para indicar que no eran casas particulares y llamar la atención de los clientes.

Pedante: Así se les llamaba antiguamente a los maestros que enseñaban a domicilio. Sucedía que había muchos maestros interesados en dar clases en las casas y pocas casas a las que ir, por lo cual las pruebas para acceder al trabajo eran muy severas y los aspirantes debían estar muy preparados para el empleo de pedantes. Con el tiempo la frase pasó a designar a personas engreídas que hacen alarde de erudición y sabiduría.

Alarma: Durante la guerra entre españoles y musulmanes por el control de la península, para estar prevenidos por los constantes ataques de los musulmanes, cuando los veían acercarse los españoles gritaban “Al arma” para que sus compañeros vinieran en su auxilio. De ahí la usual palabra.

A pesar de que estas referencias etimológicas son en la mayoría de los casos cuestionables, lo cierto es que se han convertido con los años en leyendas populares y a ciencia cierta, nadie puede asegurar si son reales o no. Conocerlas, es aprender también de las riquezas de nuestro idioma y de cómo ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

Por Claudia Martínez Camarero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (40)
  • Soy feliz como operador (15)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (14)
  • LO ÚLTIMO DE: