twiter

Vía libre al sistema de innovación agropecuaria local

19264874_1801038783451868_1813707167_nEn el año dos mil varios campesinos y sus familiares orientados por especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas INCA, con el Doctor Humberto al frente, mostraron nuevas variedades de maíz y frijoles cosechadas en sus fincas, como guardar semillas, hacer conservas con productos del área y algo muy importante, que las mujeres de la casa se incorporaran el proceso productivo en apoyo a la economía familiar.

Esto ocurrió en áreas rurales de Batabanó, San José de las Lajas y de San Antonio de los Baños, localidades de la antigua provincia de La Habana y del municipio La Palma en Pinar del Rio, un proceso que en sus inicios se conoció como Fitomejoramiento Participativo y a medida que obtuvo buenos resultados pasó a llamarse Programa de Innovación Agropecuaria Local, conocido por las siglas de PIAL, el cual se transformó mas tarde en Proyecto que ahora llega a su fin para convertirse en SIAL, el Sistema de Innovación Agropecuaria Local.

La Capacitación resultó uno de los aspectos fundamentales junto a la adopción y adaptación de nuevas especies especialmente de granos, con tecnologías agrícolas en respuesta a las demandas reales de los productores, con el propósito de atenuar la erosión genética e incrementar los niveles de seguridad alimentaria para la población.

En este trabajo que creció hasta la fecha estuvieron siempre junto a los productores y sus familiares especialistas del INCA, los cuales unieron sus vastos conocimientos a las experiencias acumuladas de años por la masa campesina para juntos lograr mejores cosechas, el uso de fertilizantes orgánicos, cuidado del suelo y el entorno e incentivar la participación activa de mujeres y jóvenes, con lo que se creó una excelente alianza estratégica como jocosamente manifestó Ramiro, un destacado agricultor de Las Caobas en Holguín quien sabiamente expresó: “ahora son los científicos quienes trabajan con nosotros”.

Y como propuesta interinstitucional para enfrentar el desafío de la seguridad y soberanía alimentaria para el país, este proyecto se transforma en Sistema que tendrá como líderes a los gobiernos locales, con el apoyo de los profesores de los Centros Universitarios Municipales, la ANAP, el Citma, UJC, CULTURA y la FMC entre otras instituciones de la Comunidad, convirtiéndose en una útil herramienta pues contribuye de forma positiva a las estrategias del desarrollo municipal.

Una muestra la dio Roger Orlando Hernández Pérez, presidente del Gobierno Municipal de Perico en Matanzas. “Para nosotros el SIAL ha sido un instrumento que nos ha permitido estimular y encauzar los procesos de innovación necesarios para ayudar a resolver los problemas que frenan el desarrollo integral del municipio. Su éxito ha radicado en la participación y trabajo en red de manera activa, conjunta y comprometida de productores, empresarios e instituciones de diversos sectores.”

Mediante el trabajo del SIAL se orientan los recursos disponibles para investigar las necesidades de los agricultores, se aprovechan sus experiencias para estimular la diversificación y el incremento de la producción de forma sostenible, se facilita el intercambio entre los campesinos y ellos con los profesores de centros universitarios en los municipios y los de investigación. Actualmente suman 45 los municipios en 10 provincias del país tienen en diversos grados de desarrollo el Sistema de Innovación Agropecuaria Local y 18 ya comenzaron sus acciones.

RESULTADOS MÁS RELEVANTES

Figuran la implementación de programas de autoabastecimiento alimentario previstos donde más de 80 mil productores recibieron una diversidad genética de plantas y animales, tecnologías y conocimientos que les permite incrementar sus producciones y los rendimientos en los cultivos, mientras elevan los ingresos de sus familias por la participación activa de las mujeres de la casa.

Fincas monitoreadas en Batabanó donde se introdujeron variedades de soya lograron producciones de hasta 10 toneladas que sirvieron para la creación de piensos locales lo cual contribuyó notablemente a incrementar la producción porcina, experiencia que desarrollaron otros 15 municipios del país, se crearon 95 bancos de semillas en 28 territorios, donde sobresale Báguano provincia de Holguín que logró autoabastecerse de frijol y Bahía Honda en Artemisa, que cubrió totalmente las necesidades del grano para la canasta básica.

La proliferación de pequeñas agroindustrias en los municipios es también el resultado de la innovación participativa local, la equidad de género elevó el bienestar familiar y para la comunidad, cuyas experiencias aportaron muy buenos resultados tanto económicos como sociales.

Por Lázaro Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (41)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: