twiter

El camino de los caracoles o la fascinación

Web Mauri F canovasLa existencia puede mostrarse como un sendero que tomamos cuando no ha llegado el primer haz de luz. Decidimos entonces, caminar alentados por lo desconocido. La travesía puede estar preñada de dificultades y lodo, sin embargo, del empeño surge la belleza.

Esta es la verdadera razón. Así  afloran nuestras emociones más diversas.La relectura de El camino de los caracoles, relato de Omar Felipe Mauri Sierra, provoca ese disfrute semejante al viaje que realizamos hacia nosotros mismos.

La obra fue publicada por Ediciones Bayamo en el 2015. Tomando en cuenta su calidad e impacto en los públicos, ha sido reimpresa en el 2016 a través del Plan Especial, alternativa editorial implementada por el Instituto Cubano del Libro para realizar tiradas con mayor cantidad de ejemplares.

En la introducción, el autor da a conocer sus remembranzas sobre Onelio Jorge Cardoso (Las Villas, 1914-La Habana, 1986), inolvidable personalidad de nuestras letras nacionales que inspiró estas páginas en las que aparecen escenarios del campo cubano ennoblecidos por Berto, anciano fabulador y Caballero, el mulo guía del arria, amaestrado por el niño.

En solo 15 apartados, se expone la experiencia imaginativa de un niño-adolescente cuyas piernas han sido operadas, razón por la cual no puede caminar. Ilusionado con las historias que le ha contado el amigo campesino, el pequeño parte de su casa sin que sus padres lo sepan para conocer el mar.

Confluyen voces narrativas en tercera y primera persona (el narrador–personaje), que despliegan meditaciones en un tono coloquial e intimista relacionadas con la inquietud y el asombro frente a lo desconocido. En la aparente sencillez del discurso, se alude a Juan Candela, personaje-arquetipo en la narrativa cubana mediante el cual Mauri homenajea a nuestro “cuentero”.

Gracias al vínculo afectivo que prevalece entre los amigos (el anciano y el mulo), es posible por el protagonista, conseguir el fin que implícita el descubrimiento de la realidad con el alcance de nuevas vivencias. De esta manera, el narrador confiere marcado énfasis a la belleza como razón del vivir. Solo así se superan obstáculos y diferencias. Comprendemos que aunque el tiempo sea indubitable, cada pasaje expuesto en El camino de los caracoles adquiere renovados trazos. Es que el tránsito hacia el conocimiento se perfuma de fascinación.

Por Amarilis Terga Oliva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (40)
  • Soy feliz como operador (15)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (14)
  • LO ÚLTIMO DE: