twiter

Peligro, derrumbe

B5FBE508-C512-4B02-BDA4-2B1D83E5EB11_cx0_cy2_cw0_w1023_r1_sDeterminadas carencias pudieran explicar que existan edificaciones en mal estado. Lo inadmisible es que se cierren y abandonen casi con desprecio y queden a merced del canivaleo, la basura y la indisciplina, incluyendo la de otras instituciones.

Ya no en los más antiguos pueblos de Mayabeque, sino en cualquier lugar del país aparecen construcciones que por falta de mantenimiento oportuno, de previsión o desinterés de sus responsables inmediatos y superiores, marchan inexorablemente al derrumbe después de que fueran clausurados.

Todo comienza por la hierba creciendo en el techo, la teja que se cayó del alero, una gotera que pudrió la viga o el ladrillo que se zafa. Pudo impedirse con diez pesos, pero… Para esas reparaciones menores que evitan males mayores hay siempre manos solidarias en la comunidad, pero tampoco se convocan.

En Bejucal, esos abandonos que terminan en derrumbe cobraron la vida de un trabajador. La causa no es solo el período especial. Las administraciones tienen su dosis.

Hoy, la posibilidad de emplear el uno  por ciento de las recaudaciones del presupuesto local,  está en las miras de los gobiernos municipales para la recuperación y mejoramiento del patrimonio constructivo. Reconocen la energía que representa, no solo económica, sino social, al involucrar a todo el pueblo y de modo directo a los delegados de circunscripción, en planificar, decidir y ejecutar acciones de rescate y validar sus espacios sociales.

También se aprecia un incremento de la financiación dirigida a preservar la infraestructura estatal, sabio camino para extender su vida útil y evitar esos monumentos al desastre.

La fórmula fue mágica en varios territorios de Mayabeque que actuaron con celeridad y destreza. La rehabilitación de parques, Biblioteca, Casa de los Abuelos, el moderno equipamiento del policlínico, la reposición del mobiliario escolar, entre otros, nacieron de esa contribución de todos a la vida colectiva.

Nadie confíe y menos quienes echaron su institución al mar de la desidia: ese uno por ciento no será un premio ni salvavidas. Cuidar es ahorrar y mantener es síntoma de inteligencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: