twiter

Nuestra prensa local en el siglo XIX

Sin título1Desde sus orígenes, la prensa en Cuba se impuso por misión crear y elaborar un solo producto: el cubano, tosco o pulido, el hombre autóctono se mueve por estas tierras, siente en cubano y discurre por entre la maraña de prejuicios históricos que lo crean camino de las luces y progreso.

En un principio, nuestros padres primitivos aprendieron del libro de la naturaleza biológica y ciencia económica; el desarrollo logrado al Este de La Habana propició la creación de periódicos como el Álbum güinero, en 1862; quincenal de artículos científicos, literarios, de agricultura, etc. dirigido en su primera época por Francisco Calcagno y en 1863 por Fernando Pie y Fauna, con la colaboración de A. Suárez Romero, Lutgarda Mirabal y José Ignacio Rodríguez. Se considera la primera publicación de Güines.

El Despertador, en 1866 en Bejucal. Bisemanal local, agrícola, literario, mercantil y económico. En folio menor, fundado por Francisco Mortra, fue el primer periódico de esa localidad.

Pero el Grito de Yara demuestra que el cubano siente la necesidad de tener casa propia y es esa la misión que les toca a los guías de la nacionalidad que se disputa ahora a plomo y machete en la manigua insurrecta. En esa época turbulenta solo se oirá el chirrido español en una isla en poder de una turba iletrada, que asalta y denigra el periodismo en manos de guardias más o menos civiles, que inunda el territorio conquistado y el rincón más lejano, mientras en los campos de batalla sangre cubana escribe la página en blanco de la epopeya emancipadora.

Por ello, en esa década solo hay dos periódicos en nuestro territorio,  La unión, en Güines. Medio autonomista, fundado por José Suárez García. Colaboración de Francisco Calcagno, Raimundo Cabrera, Leopoldo Cancio y Manuel Vilanova, que tuvo siete  volúmenes en dos épocas y El impulsor, en 1878 en Jaruco. Semanario de Luís Carbonel, dirigido por José Gómez.

A partir de 1878, se destaca en Cuba el periódico El triunfo. Órgano de la Junta Central del Partido Liberal Autonomista. Fue un notable periódico y verdadera academia de políticos y periodistas. Ayudó a crear la nacionalidad. Hizo cubanos que luego Martí convirtió en revolucionarios independentistas.

Es que bajo el Pacto del Zanjón los cubanos tratan de agruparse, afilian el ingenio, recuperan nuevos bríos y van colando ideas modernas.  Surge una generación crítica y positivista que aglutinó la campaña que inicia El triunfo y prosiguieron El pais, La discusión, La lucha, etc.

El 5 de agosto de 1888 comenzó a circular el primer periódico impreso lajero: El semanario tabloide La justicia, órgano del Partido Liberal Autonomista en San José de las Lajas, bajo la administración de su fundador Manuel A. de los Ríos, uno de las personalidades de mayor relieve y la cultura de esa villa. Fue valientemente dirigido por el culto y honrado vizcaino Eloy de Ecénarro, Quien realizó una campana tenaz y vibrante, sufriendo por ella varias interrupciones su publicación y persecuciones y procesos sus rectores. Se suspendió su publicación en diciembre de 1892.

Éste fue un período constructivo, el de la fe en la luz de las ideas, signo de vitalidad que ha incorporado a Cuba en el contexto universal de las nacionalidades.

El reformismo, autonomismo, evolucionismo – ¿qué importa el nombre? – es el sueño y cause que ha abierto la aristocracia intelectual cubana para que por su lecho discurran las aguas puras de la cubanidad. En el ambiente opresor colonial ¿qué otra política cabía sino la de enseñar civilidad  y hacer prevalecer derechos?

Y estos primeros hombres del autonomismo, sin proponérselo, encienden un fuego bajo el dosel del poderío español en Cuba para que Martí levantara un ejército aprovechando un elemento que ya aportaba conciencia a la obra: el pueblo.

Desde Tampa, Cayo Hueso y Nueva York, la prensa cubana sopla aires separatistas que ahogan con su marcialidad la campaña intelectualista, crítica y severa de la época que va enmudeciendo para que en el espacio solo resuene la onda conductora de la clarinada de Patria que aventa la brasa y enciende la llama del patriotismo.

Llega el 24 de febrero de 1895, estación de término de este período y la pluma va a ceder al fusil el honor de abrir los cerebros de la incomprensión.

PERIÓDICOS SURGIDOS EN EL TERRITORIO

GÜINES:

1873 LA UNIÓN DE GÜINES, 1881 EL COMERCIO, 1882 EL DEBATE, 1883 DIARIO DE GÜINES, 1884 REVISTA DEL COLEGIO SAN RAMÓN, 1888 EL INSTRUCTOR, 1892 BOLETÍN DE HIGIENE y LA HIGIENE, 1894 LA ANTORCHA y BOLETIN DE COLEGIO COLÓN, 1899 EL GUAJIRO, 1900 EL GÜINERO y EL MAMBÍ.

JARUCO:

1878 EL IMPULSOR

BATABANÓ:

1884 EL ESPONJERO

1895 EL MOSQUITO

SAN JOSÉ DE LAS LAJAS:

1888 LA JUSTICIA y 1893 LA FRATERNIDAD

NUEVA PAZ:

1900 EL ECO DE NUEVA PAZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (45)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (15)
  • Soy feliz como operador (15)
  • LO ÚLTIMO DE: