twiter

Volver al Apóstol en décimas

16790500_1842835155955323_2030978566_n

El Repentismo resulta un tipo de poesía muy cubana, donde los poetas ponen vuelo a su imaginación y derrochan  ingenio a la hora de componer e improvisar.

Nació en los campos criollos, al calor de costumbres, proverbios tradicionales, ritmos y picardía guajira. Actualmente se considera patrimonio de nuestra cultura.

Asimismo, la décima –estrofa literaria constituida por diez versos octosílabos- es el modo de expresión preferido de los repentistas cubanos. A través de la espinela se desprenden signos de identidad.

Hoy proponemos una “improvisación” junto a dos pequeñas estudiantes de séptimo grado de la localidad de Madruga, quienes vuelven a Martí a través de décimas. Ganadoras del primer premio en la Comisión 9 Creación Artística en el XLII Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos, María Karla Quesada y Adiané Rodríguez, cultivan valores mediante esta forma estrófica.

¿Cómo arriban al mundo del Repentismo?

María Karla: “Cursábamos el segundo grado cuando una de nuestras profesoras pasó por las aulas para conocer quien deseaba formar parte de un taller de Repentismo. Nos  gustó la idea y decidimos ir cada sábado a las clases.

“A la vez cantaba otros géneros musicales. Decidí llevar ambas actividades de la mano”.

Adiané: “La música campesina viene de familia, por lo que resolvimos dar el paso para aprender un poco más sobre este mundo.

“Cada vez que compongo una espinela o canto, me siento libre. Desarrolla mis habilidades a la hora de pensar y escribir. Todo fue cambiando a mí alrededor mientras interactuábamos con el resto de las personas y conocíamos nuevos lugares. Fui perdiendo el miedo escénico”.

¿El primer aplauso?

María Karla: “Nos sentimos felices. Tras días de aprendizaje y entrenamiento empezamos a cantar en las ferias dominicales locales. Al principio los nervios hacían de las suyas, pero el aplauso final nos proporcionada seguridad”.

¿Qué desean expresar con sus versos?

Adiané: “Nuestros sentimientos, lo que pensamos y anhelamos. Cuando cantamos nos llenamos de recuerdos. El punto guajiro resulta una fuente de inspiración para ambas”.

¿Ser poetas constituye un don o una herencia familiar?

María Karla: “Mi abuelo –cariñosamente le decíamos Colorín- era sobrino de Rigoberto Rizo y poeta. Creo que heredé su talento en este sentido”.

Adiané: “Pienso que ambas cosas. Mi tío hace décimas y disfruta cantar. Quizás es un don que está en la familia. Nos iniciamos en el Repentismo de forma espontánea para adiestrarnos más en este arte”.

¿Cuánto aportó a ustedes el taller?  

María Karla: “Nos preparó a la hora de elaborar ideas e improvisar, además de pulir nuestra capacidad artística. Fue fundamental en la escuela para asignaturas como Lengua Española y Español-Literatura. Los diversos juegos didácticos nos permitían ejercitarnos y desarrollar el lenguaje e ingenio.

“Gracias al taller hemos visitado algunos espacios como la Casa de la Décima, del Alba, Escuela Nacional de Arte, Ferias del Libro y programas televisivos como Cantándole al Sol. Por otro lado, hemos recibido premios y reconocimientos”.

¿Cuán difícil es improvisar?

Adiané: “Me atrae hacerlo. Sin embargo, es arduo. Improvisar se educa, hay que tener valor y conocimientos. Nosotras preferimos las tonadas”.

María Karla: “Por ejemplo, Cuba, qué linda es Cuba. Cuando la entono, evoco la cubanía e identidad nacional”.

¿Cuáles son sus repentistas preferidos?

María Karla: “Héctor Gutiérrez, Aramís Padilla, Yunet López y Tomasita Quiala”.

Adiané: “Hemos compartido escenario con Tomasita. Estar a su lado es un orgullo. Es amable con nosotras y nos ha dicho que podemos contar con ella y sus enseñanzas”.

Obtuvieron premio en el último Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos…

María Karla: “Somos miembros del Club Juvenil Martiano del municipio. La vida y obra del Apóstol nos motivó a participar en el concurso, ganando los diferentes niveles hasta llegar al certamen nacional celebrado en Camagüey del 9 al 22 de enero.

“El trabajo se titula La vigencia de Martí, ocho espinelas relacionadas con la presencia del Maestro y su legado para las nuevas generaciones”.

Adiané: “Allí conocimos al presidente nacional del Movimiento y tuvimos intercambios con René González Sehwerert, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí.

“Los demás concursantes poseían propuestas excelentes. Al final todos ganamos la experiencia de tener un Martí dentro”.

Una respuesta a Volver al Apóstol en décimas

  • NAM dice:

    Dijo el poeta :

    Es la décima güajira,
    una ola en alta mar,
    que puede sobrepasar,
    el motivo que la inspira.
    En ocasiones se vira
    y no deja que lo intentes,
    sin aclararle las mentes
    a los poetas osados,
    que se crean potentados
    o sean incoherentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (37)
  • Soy feliz como operador (15)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (13)
  • LO ÚLTIMO DE: