twiter

Estudiar y aprender en tiempos de bytes

web comentario ivet _1

Resulta difícil mencionar un solo aspecto de nuestras vidas cotidianas en el que las tecnologías asociadas a Internet y el entorno de la web 2.0 no hayan causado una importante revolución. Por supuesto que la esfera educativa y el aprendizaje no han quedado exentos de esta influencia.

De los cursos a distancia distribuidos por correspondencia y los impartidos por medio de la radio y la televisión hemos evolucionado hasta llegar a la concepción del e-learning, hemos transitado del aprendizaje con las conocidas características tradicionales a uno con potencialidades sin precedentes.

Entre las principales ventajas del e-learning pueden enumerarse su flexibilidad en cuanto al tiempo y el espacio en el que tiene lugar la enseñanza, posibilidad de relaciones menos jerárquicas, y sí más de cooperación y construcción colectiva de los saberes, entre los profesores y el alumnado, la multidireccionalidad y  horizontalidad en los procesos comunicativos entre los actores que conforman el acto educativo,  promoción de actitudes más activas e independientes en los estudiantes, entre otros beneficios.

No debemos pensarlo desde concepciones deterministas. No se trata de que el nuevo paradigma de la enseñanza en la red sea asumido como algo añadido, sino de aprovechar las potencialidades que brinda si de él se hace un uso reflexivo, responsable e innovador, y que además tenga en cuenta los contextos comunicativos en los que se inserta.

Como bien lo subraya la profesora cubana Liliam Marrero: “El sendero de reconfiguraciones de los procesos educativos y las prácticas de enseñanza en los ambientes de redes, apunta a una apropiación de las herramientas y aplicaciones no como meros instrumentos complementarios a la formación académica habitual, sino como escenarios desde los que se inauguran otras tipologías de aprendizaje basadas en el intercambio y la participación.

En todos estos procesos habita una mutación esencial que traspasa el impacto tecnológico y las lógicas de formación, y que se relaciona con los nuevos sentidos de la educación en red”.

La noción del e-learning ha venido también a determinar cambios en el papel que desempeñan, tanto docentes como estudiantes, en el proceso de enseñanza.

Ahora los profesores ya no se erigen como la figura que detenta la máxima autoridad en el ámbito académico, su función no se limita a traspasar el conocimiento a sus estudiantes. En este ámbito los docentes deben ser capaces de encauzar a sus alumnos por la vía óptima que conduzca a estos últimos al logro exitoso de sus metas.

A las competencias que deben desarrollar los profesores en el entorno educativo del e-learning se refieren Susana Finquelievich y Alejandro Prince en el artículo Las Universidades en La Sociedad de la Información y el Conocimiento. Al respecto estos autores enfatizan en la importancia de que el docente “debe de ser capaz de buscar, encontrar, consultar, seleccionar y analizar fuentes de conocimiento y transmitir a cada alumno lo que necesita para desarrollar su perfil profesional”.

Se señala la necesidad de que los profesores creen una atmósfera colaborativa. También resaltan estos académicos que “los docentes deben estar a su vez formados para poder adaptar sus métodos de enseñanza a las necesidades y nuevos ritmos de los estudiantes, crear contenidos, orientar a los estudiantes en sus búsquedas e investigaciones, facilitar la comunicación entre estudiantes y docentes por medio de las redes electrónicas, desarrollar la participación y cooperación entre estudiantes, utilizar técnicas de aprendizaje activo, familiarizar a los estudiantes con las prácticas en sus respectivas profesiones, respetar la diversidad de capacidades y estilos de aprendizaje, responder con rapidez a las demandas de los estudiantes, ya sea en forma presencial o mediante las facilidades de Internet y fundamentalmente de los campus virtuales, y optimizar el tiempo, tanto de la enseñanza como del aprendizaje”.

Por su parte, los educandos asumen posiciones más activas en el proceso de aprendizaje y se insertan en un ambiente de relaciones más cooperativas con sus compañeros y profesores.

Finalmente, considero necesario mencionar algunos inconvenientes que puede presentar la enseñanza a través de la red. Entre ellos los estudiosos reconocen los siguientes: la menor fiscalización del estudiantado por parte de los docentes lo que conlleva a inseguridades con la correcta evaluación y la necesidad de  todos los alumnos tengan acceso a  medios tecnológicos y competencias para usarlos, de tal manera que los cursos realmente supongan igualdad de oportunidades para todos.

Más allá de realizar un balance de ventajas e inconvenientes en relación con el la educación en la red, me parece primordial retomar la idea de entender el e-learning más allá de posturas deterministas para aprovechar consciente y reflexivamente las potencialidades que ofrece.

Por Iveett Valdés Betancourt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (37)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (13)
  • Antivalores: reto constante (10)
  • LO ÚLTIMO DE: