twiter

Clarisa: una flor del deporte

A propósito del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, Clarisa Herrera Michelena me recibe en su hogar sonriente, jovial y con la amabilidad que la caracteriza,  dispuesta a dialogar una vez más sobre su trayectoria deportiva, iniciada a finales de la década de los años 60, que la hizo entrar a la historia como una de las primeras Espectaculares Morenas del Caribe del Voleibol cubano.
La cercana fecha dedicada a rendir homenaje a las féminas  cubanas es un buen pretexto para que las nuevas generaciones conozcan a esta bella morena, que representó a nuestro país en múltiples certámenes del más alto nivel universal. Sirva este trabajo para reconocer a todas las mujeres cubanas, especialmente a las vinculadas al deporte en nuestra provincia.
¿Güinera de nacimiento?
“Sí, aquí nací y transcurrió mi vida;  amo este pueblo donde resido con mi familia, entre ellos mis padres, hijo, nieto y mi esposo. En esta ciudad tengo numerosas amistades cultivadas durante años a las que aprecio mucho. También vivo contenta de  ser mayabequense”.
¿Entraste al deporte por el Voleibol?
“Bueno, siempre me gustaron esas actividades… pero fue en la secundaria con la profesora Fidelia González que me decidí a practicar el Atletismo, el Voleibol y otros. Mi primer evento provincial fue en Lanzamiento del Disco donde fui campeona escolar a ese nivel…”.
¿Cómo fue tu tránsito por escuelas deportivas?
“Estando en la secundaria hicieron pruebas para ingresar en la EIDE. Por mi estatura y fortaleza afortunadamente resulté seleccionada en voli y en Lanzamiento del Disco. Como no podía estar en ambos, pues escogí el primero y ello me  cambió la vida para bien”.
¿A qué edad integraste la preselección nacional élite?
“A ese nivel llegué cuando apenas había cumplido 15 años y medía 1.82 metros. Fue una gran responsabilidad a la que me adapté relativamente bien, sin grandes dificultades. Tuve que cambiar algunos mecanismos o hábitos adquiridos, pero con bastante perseverancia y rapidez logré acostumbrarme, mejoré mi forma de jugar”.
¿Cuándo y dónde fue tu primera experiencia en eventos foráneos?
“Eso fue en Corea del Norte, en el año 1969. En aquel país tuvimos una larga preparación de tres meses. Para ser mi primera salida de Cuba resultó una experiencia difícil… pero me adapté igual que todas. Imagínate, el clima, las costumbres, la alimentación… pero al final se cumplieron los objetivos trazados por Eugenio y su colectivo técnico”.
Hablando de Eugenio George, ¿Cómo fueron tus relaciones con él?
“Para mí y creo que todas las del equipo pensábamos igual, Eugenio fue más que entrenador un verdadero padre. Siempre atento a nuestros problemas personales, nos ayudó en la formación, nos educó. Un hombre recto, con alto concepto de la disciplina y que predicaba con el ejemplo.  A él le debemos mucho”.
¿Cuáles fueron los principales eventos en que vestiste el uniforme de las cuatro letras?
“Competí en los Centroamericanos de Panamá 1970, los Juegos Panamericanos de Cali 1971, la Olimpiada de Munich en 1972. Un año después asistí al Campeonato Mundial de Varna. Estuve en varios Norceca, así como en numerosas giras de preparación, tanto en países de Europa como en Asia, a veces durante varios meses fuera de Cuba. También participé en otros torneos por invitación, en aquella época eran numerosos y nos mantenían siempre en forma, listas para jugar a cualquier nivel”.

Te retiraste muy joven. ¿Por qué?
¨ Temprano comenzaron a aparecer lesiones que  limitaron  mi juego  y a ese nivel hay que estar siempre en plenitud de facultades físicas para rendir al máximo. Preferí hacer una retirada a tiempo para no dejar una mala impresión. Eugenio me llamó varias veces para que me reintegrara, pero lo convencí de que debía dejar mi espacio a otras que pudieran dar más a largo plazo. No obstante después jugué algunos campeonatos nacionales con mi provincia, pero por poco tiempo.

Después del retiro. ¿A que te dedicaste?
Ya  graduada  como licenciada en deportes comencé a trabajar en el INDER de la antigua Región Mayabeque, primero en funciones administrativas; después pasé a trabajar en un área de mi especialidad. Por  aquella  época me designaron cuadro profesional del Poder Popular y al terminar el mandato volví al deporte. Atendí círculos de abuelos  hasta que me acogí al retiro para dedicarme a la familia.

¿Como valoras el desempeño internacional del voleibol femenino actual?
¨ Es lamentable que haya descendido tanto después de ser el mejor del mundo, de haber conquistado tres títulos olímpicos. Creo que en gran medida se debe a que no se mantuvo el mismo trabajo cohesionado de antes, faltó al parecer exigencia y disciplina, pero también estímulos y reconocimientos a las integrantes. Incluso a quienes somos glorias del deporte cubano no se nos estimula adecuadamente. Hace pocos días en Santa Cruz del Norte se efectuó una bonita actividad donde estuvimos los mayabequenses que ostentamos esa condición y realmente todos nos sentimos reconocidos y comentamos que actividades así deben repetirse al menos dos veces al año.

De tu época de integrante del equipo Cuba debes tener recuerdos agradables.
¨ Efectivamente, guardo muy buenos recuerdos y hechos que me proporcionaron grandes satisfacciones. Te contaré tres:
Integré el primer equipo que representó a nuestro país en una Olimpiada Mundial. Ello ocurrió en la de Munich, Alemania en 1972. Por esa época ya había sido designada capitana del equipo. Allí obtuvimos un meritorio sexto lugar.
Otra grata satisfacción resultó pertenecer a la selección que ganó 72 juegos consecutivos,  hazaña sin precedentes en aquellos tiempos, especialmente por un equipo que recién se insertaba en la élite mundial y  acabó con la supremacía de las japonesas  Niñas Magas del Oriente y otras naciones europeas de más tradición y medios económicos.

Otra gran alegría me produjo    estar en el equipo Cuba cuando el periodista y narrador deportivo René Navarro nos bautizó con  el nombre de Espectaculares Morenas del Caribe, nombre que hizo famoso en todo el mundo a nuestro  voleibol femenino.
¿Satisfecha con tu dedicación y logros alcanzados en el deporte de la malla alta?
¨ Pues si, ese deporte contribuyó a mi formación como persona y profesional. Defendí mi bandera en infinidad de países, conocí otras costumbres, hice relaciones de amistad dentro y fuera de Cuba, en fin,  siempre estaré satisfecha por las cosas buenas que me proporcionó.

2 respuestas a Clarisa: una flor del deporte

  • Me agrada mucho que una Güinera como esta morena del Caribe haya formado parte del conjunto más estelar que haya pensado tener nuestro país para ella con todo el cariño de otro Güineros le deseo un cariñoso bienestar, ha tocado la gloria deportiva y la gloria como madre y excelente mujer, saludos cordiales.

  • horras a nuestro pueblo guinero con tu ejemplo de sencillez, deportivo, personal y humano.

    lastima que Cuba entera no te conozca. El INDER debe hacer mas para que las nuevas generaciones sepan como se entrega la vida por el deporte solamente por amor a nuestra bandera.

    salud y deja tus conocimientos escritos y trasmitelo a los jovenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más visto
Más recomendado
Más comentado
  • Anuncian empresas empleadoras para Zona Especial Mariel (38)
  • Soy feliz como operador (15)
  • Spirulina: Made in Mayabeque (13)
  • LO ÚLTIMO DE: